La estación medioambiental del explorador marciano Curiosity, diseñada, desarrollada y fabricada en España, da cuenta hoy de un día soleado y con vientos suaves en el planeta rojo, informó el científico español Javier Gómez Elvira.

En una conferencia de prensa en el Laboratorio de Propulsión, en Pasadena (California), los técnicos de la NASA, la agencia espacial estadounidense, informaron hoy de las novedades de la misión, con un coste de 2.500 millones de dólares, que realiza el Curiosity.

Los técnicos mostraron un vídeo que muestra la primera flexión del brazo robótico del Curiosity, que fue lanzado al espacio en noviembre de 2011 y se posó en Marte el 6 de agosto pasado para una misión de dos años.

El brazo de 2,15 metros de longitud maniobra una torreta de instrumentos que incluye una cámara, un taladro, un espectrómetro, un cucharón que funciona como una pala y un colador para separar las muestras de rocas pulverizadas y suelo.

Los técnicos informaron de que el instrumento de observación meteorológica, conocido por la sigla en inglés REMS (Rover Environmental Monitoring Station), sufrió algunos daños, probablemente en los minutos finales de su descenso en el cráter Gale el pasado día 6.

"Lo que hemos perdido es la capacidad de medir los vientos desde el sur del explorador, en el otro sensor tenemos toda la capacidad original", dijo Gómez.

Los otros sensores del complejo aparato funcionan bien y sólo uno de los sensores de viento del REM parece estar dañado, añadieron.

"Puedo decirles que el informe meteorológico da cuenta de un día soleado, con vientos suaves. La presión atmosférica es unas cien veces menor que en la Tierra", añadió Gómez, quien subrayó que "éste tipo de informes meteorológicos nos acerca a Marte".

"El REM no es sólo un aparato que produce informes meteorológicos", sino que "contribuirá a nuestro conocimiento de la atmósfera marciana y su dinámica", agregó.

El aparato fue provisto por el Centro de Astrobiología, un instituto mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y el instituto nacional de Técnica Aeroespacial de España.

REMS, que forma parte de la docena de instrumentos en el robot más avanzado de exploración espacial enviado hasta ahora a otro planeta, mide y proporciona informes diarios sobre presión atmosférica, humedad, presión, radiación ultravioleta, velocidad y dirección de los vientos, temperatura del aire y temperatura del suelo en torno al vehículo.

Las mediciones de REM muestran una presión atmosférica en Marte de 690 Pascals (6,9 milibars) a 780 Pascals (7,8 milibars) que es similar a lo pronosticado por los modelos elaborados en la Tierra.

En la conferencia de prensa los técnicos de la misión presentaron nuevas imágenes, tanto fotografías como vídeos, recibidas desde el Curiosity, a casi 250 millones de kilómetros de la Tierra.

Un juego de fotografías muestra el movimiento de una de las seis ruedas del Curiosity en su sitio de descenso en Marte.

Los ingenieros de la misión movieron las ruedas para probar el sistema de navegación del explorador y esperan que el Curiosity emprenda su primer traslado en los próximos días.