El representante republicano Todd Akin, en el ojo del huracán porque afirmó que los cuerpos de las mujeres tienen capacidad para evitar el embarazo en casos de "violación legítima", ha dicho que no abandonará su campaña para senador, pero se acerca una fecha límite importante que seguramente intensifica la presión para que arroje la toalla.

Akin trata desesperadamente de salvar su otrora prometedora puja electoral para tratar de reemplazar a la actual senadora por Misurí, la demócrata Claire McCaskill, en una carrera largamente planeada por el Partido Republicano que sería crucial en sus intentos por recuperar el control del Senado.

Sin embargo, se incrementan las probabilidades en contra del legislador de seis períodos, en particular la aparente pérdida de millones de dólares en fondos para la campaña.

Incluso algunos de sus compañeros de partido le han pedido que se haga a un lado. Akin publicó un video en línea el martes por la mañana en el que se disculpa pero no menciona ya si seguirá en la campaña.

La decisión tiene cierta urgencia. La ley de Misurí permite que los candidatos abandonen la contienda 11 semanas antes de las elecciones del 6 de noviembre. Eso significa que el plazo para retirarse se cumple a las 5 de la tarde (2100 GMT) del martes. De lo contrario, sería necesaria una orden judicial que elimine su nombre de las papeletas.

En una entrevista radial con el ex candidato presidencial republicano Mike Huckabee, Akin se disculpó repetidamente por sus palabras, pero insistió en que seguirá en la contienda electoral.

"La gente buena de Misurí me nominó y no soy un cobarde", dijo.

El escándalo comenzó el domingo, cuando la televisora KTVI de San Luis transmitió una entrevista en la que se le pregunta a Akin si apoyaría que las mujeres que han sido violadas puedan practicarse un aborto.

"A mí me parece, en primer lugar, por lo que entiendo de los médicos, que eso es realmente inusual. Si se trata de una violación legítima, el cuerpo femenino tiene formas para intentar cancelar todo eso (la fecundación) por completo", dijo Akin.

En las entrevistas con Huckabee y el conductor de radio y televisión Sean Hannity, Akin reconoció que una violación puede dar lugar a un embarazo y a la concepción.

"La violación nunca es legítima. Es un acto malvado. La cometen depredadores violentos", dijo Akin. "Utilicé las palabras equivocadas de forma incorrecta".

El daño, no obstante, ya estaba hecho. Sus comentarios provocaron una fuerte reprimenda de sus colegas republicanos, incluso del candidato presidencial Mitt Romney y su compañero para la vicepresidencia, el representante Paul Ryan.

___

Los periodistas de The Associated Press Henry C. Jackson en Washington DC; Lindsey Tanner en Chicago; Jim Suhr en San Luis; y Chris Blank y David Lieb en Jefferson City, Misuri, colaboraron para este despacho.