La grave sequía que sufrió Corea del Norte en primavera puede malograr hasta 700.000 toneladas de cultivo, lo que agravaría la crisis alimentaria en el empobrecido régimen comunista, según un estudio publicado hoy en Seúl sobre el estado de la agricultura norcoreana.

La falta de lluvias en mayo y junio en Corea del Norte ha debilitado mucho el cultivo de verano de patata, trigo y cebada, que podría haber disminuido en cerca de 200.000 toneladas este año, detalló Kwon Tae-jin, investigador del Instituto de Economía Rural de Corea, encargado del estudio.

Además, para la cosecha de otoño, se espera que los cultivos de arroz, maíz y judías, alimentos básicos en el país, se reduzcan en cerca de 400.000 toneladas, mientras que se estima pierda unas 100.000 toneladas en otros productos no derivados de los cereales, según el documento, recogido por la agencia Yonhap.

Según el estudio, la escasez de este año en Corea del Norte podría alcanzar el millón de toneladas de alimentos, mientras que las estimaciones del Programa Mundial de Alimentos (WFP) de las Naciones Unidas sitúan en 740.000 toneladas las pérdidas en cereales.

A finales de junio, Corea del Norte desveló que el país ha sufrido este año la peor sequía del último siglo, y destacó los daños en la provincia de Hwanghae del Norte, un importante enclave agrícola.

El régimen vive una permanente crisis económica desde los años 90, cuando se calcula que unos dos millones de personas fallecieron en una hambruna masiva, y desde entonces depende de la ayuda exterior para alimentar a su población.

En este sentido, para este año Corea del Norte ha guardado cerca de 600.000 toneladas procedentes de la ayuda exterior y las exportaciones, aunque aún le faltan cerca de 400.000 toneladas para poder garantizar el alimento básico a su población, según el estudio.

A principios de junio, la Organización de Naciones Unidas alertó de las condiciones del país, en el que "16 millones de personas siguen padeciendo inseguridad alimentaria crónica (en diversos grados), altas tasas de desnutrición, y profundos problemas económicos".

Además, el fallido lanzamiento en abril de un cohete de largo alcance desde Corea del Norte, provocó que Estados Unidos cancelara su acuerdo con Pyongyang para el envío de 240.000 toneladas de ayuda alimentaria a cambio de una moratoria de su programa nuclear.