Varios líderes africanos expresaron hoy su pesar por la muerte del primer ministro etíope, Meles Zenawi, mientras que Amnistía Internacional expresó su deseo de que la transición política en Etiopía resulte en un mayor respeto de las libertades de sus ciudadanos.

El presidente saliente de la Comisión de la Unión Africana (UA), Jean Ping, se mostró hoy "impactado y apesadumbrado" por el fallecimiento de Zenawi, hombre fuerte de Etiopía desde 1991, un suceso que "ha arrebatado a África a uno de sus hijos predilectos".

En un comunicado difundido hoy por la UA -que tiene su sede en la capital de Etiopía- Ping alabó "la excepcional contribución" de Zenawi al desarrollo del continente africano y al aumento de la presencia de África en el concierto mundial.

Asimismo, Ping indicó que Zenawi contribuyó a "la promoción de la paz y la seguridad en África" a través de la organización continental y de la Autoridad Intergubernamental para el Desarrollo (IGAD, en su acrónimo inglés).

"Meles Zenawi también ha asistido a la increíble transformación de su país, que hoy es una de las potencias económicas del continente", agregó el texto.

"Al hacerlo -prosiguió el comunicado-, ha desempeñado un papel importante como pionero de una nueva era de esperanza y crecimiento, empujado por su visión de un renacimiento de Etiopía y África".

En la misma línea se expresaron otros líderes africanos, como los presidentes de Kenia, Mwai Kibaki, y Sudáfrica, Jacob Zuma, quienes además enviaron sus condolencias al país africano.

Sin embargo, Amnistía Internacional (AI) consideró que "los 21 años de mandato" de Meles Zenawi "estuvieron caracterizados por un aumento de la represión y una violación generalizada de los derechos humanos".

"Su gobierno apartó a las voces disidentes, desmanteló la prensa independiente, obstruyó a las organizaciones de defensa de los derechos humanos y asfixió a la oposición política", aseguró el texto, firmado por Claire Beston, investigadora de AI para Etiopía.

Es por eso que AI consideró que "la sucesión de Meles Zenawi representa una gran oportunidad que el Gobierno y el próximo primer ministro deben usar para cambiar el curso del país y que abra paso a una era de mayor respeto a los derechos de todos los etíopes".

La Comisión Europea (CE) confirmó hoy que Meles falleció anoche en Bruselas a los 57 años, tras varias semanas hospitalizado en la capital belga, aunque por el momento se desconoce el motivo del deceso.