Los precios de las acciones cerraron el lunes con baja marginal en la Bolsa de Valores de Nueva York tras una de las jornadas más tranquilas del año, en la que se reavivaron las preocupaciones por la deuda en Europa mientras que Apple se convirtió en la empresa de mayor valor bursátil de la historia.

El promedio industrial Dow Jones retrocedió 3,56 puntos, o 0,3%, y se ubicó en 13.271,64. El Standard & Poor's 500 disminuyó apenas 0,03 puntos y quedó en 1.418,13. El compuesto Nasdaq bajó 0,38 puntos y terminó en 3.076,21 unidades.

En el índice S&P 500, de los 10 principales grupos industriales, seis terminaron a la baja, encabezados por las empresas de telecomunicaciones, cuyas acciones retrocedieron 0,8%.

Como muchos agentes e inversionistas están de vacaciones, la Bolsa de Valores de Nueva York tuvo un bajo volumen de transacciones, con apenas 2.700 millones de títulos negociados.

En un informe mensual, el banco central de Alemania volvió a expresar sus dudas respecto a que el Banco Central Europeo compre bonos para ayudar a las economías europeas en problemas. Subrayó que tales compras pueden conllevar "riesgos considerables".

A principios de mes, los mercados subieron después de que el presidente del BCE, Mario Draghi, dijera que la institución podría comprar bonos de algunos países europeos para reducirles los costos del crédito.

"En el mejor de los casos estamos recibiendo mensajes ambiguos desde Europa", señaló Jim Russell, director de estrategia de valores en la firma U.S. Bank Wealth Management. "Los inversionistas están en el margen y continúan un poco asustados", agregó.

Apple, la empresa de mayor valor bursátil en el mundo, se convirtió en la de mayor valor bursátil en la historia. Alcanzó los 623.000 millones de dólares y rebasó la marca que había establecido Microsoft en 1999. Apple casi duplica el valor bursátil de su más cercano seguidor en esta estadística, Exxon Mobil.

Las acciones de Apple ganaron 17,04 dólares, el 2,6%, y se ubicaron en 665,15 dólares.

Las acciones han logrado ganancias durante seis semanas. El viernes, el Dow y el S&P cerraron apenas abajo de los niveles más altos en cuatro años.

El retroceso del lunes fue la undécima jornada consecutiva de variaciones de menos de 1% para el S&P, de acuerdo con FactSet, proveedor de servicios financieros.

En el mismo periodo de 2011, ante los temores de que Estados Unidos declarara una suspensión de pagos o que posiblemente regresara a una segunda recesión, el S&P osciló hacia arriba o hacia abajo 1% o más casi cada tercer día aproximadamente.

En Europa, los principales índices terminaron a la baja. El FTSE-100 de Gran Bretaña retrocedió 0,5% y se ubicó en 5.824,37 unidades; el DAX de Alemania bajó 0,1% y quedó en 7.033,68 unidades, mientras que el CAC-40 de Francia se contrajo 0,2% y cerró en 3.480,58.

Los inversionistas están nerviosos esta semana debido a la serie de reuniones entre los gobernantes europeos para tratar la crisis de la deuda.

La primera tuvo lugar el lunes, entre el ministro del Exterior de Grecia y su homólogo alemán en Berlín para examinar las reducciones griegas al gasto necesarias para que el país continúe recibiendo préstamos del rescate financiero.

En Asia, el Indice Compuesto de Shanghai bajó 0,4% y cerró en 2.106,96 puntos, el nivel más bajo desde 2009 debido a la cautela de los inversionistas ante los indicios cada vez mayores de una desaceleración en China, la segunda economía más grande del mundo.

En contraste, el índice Nikkei 225 de Japón aumentó 0,1% y cerró en 9.171.16 unidades. El Kospi de Corea del Sur prácticamente no tuvo variación y terminó en 1.946,31 enteros. El Hang Seng de Hong Kong retrocedió 0,1% y terminó en 20.104,27 unidades.

El crudo a futuro aumentó 41 centavos y terminó en 96,01 el barril en Nueva York.

___

Kelvin Chan, en Hong Kong, contribuyó a este despacho.