El ministro chileno de Hacienda, Felipe Larraín, destacó hoy el aumento del 5,5 % interanual que anotó el Producto Interior Bruto (PIB) del país en el segundo trimestre de este año, pero mostró cautela frente al impacto de la crisis europea a nivel interno.

"Es importante que no cantemos victoria antes de tiempo", advirtió acerca del efecto de la crisis externa.

La cifra del PIB "Revela una economía donde hay confianza por parte de los chilenos que consumen", aseguró Larraín a los periodistas en el Palacio de la Moneda.

Con los daros del segundo trimestre, la economía chilena, según informó este lunes el Banco Central, acumuló un crecimiento del 5,4 % en el primer semestre y estuvo impulsada por la demanda interna, que se expandió un 7,1 % respecto del segundo trimestre de 2011.

Los datos, según el responsable de las finanzas públicas, "revelan una economía donde hay confianza, porque está aumentando no sólo por el consumo, sino por la inversión".

"Entonces aquí hay confianza de los chilenos y chilenas que consumen, porque están viendo perspectivas económicas favorables, están viendo un mercado laboral donde la probabilidad de mantener el empleo o de encontrar un empleo es mayor", añadió.

"Eso empuja el consumo también y hay un empuje también por parte de la inversión, que está creciendo en forma muy importante", manifestó Larraín, que atribuyó los resultados a la gestión del gobierno que preside Sebastián Piñera.

"Nosotros creemos que algo tendrá que ver la conducción económica, habrá alguna confianza en la conducción económica por las perspectivas del mercado laboral", dijo al respecto.

Sobre la crisis externa y su impacto en la economía chilena, recomendó una "nota de cautela" porque a su juicio es importante no cantar "victoria antes de tiempo".

"Estamos frente a desafíos externos muy significativos, que no debemos minimizar, tampoco maximizar o hacer un análisis pesimista, creo que hay que hacer un análisis realista de lo que estamos enfrentando en el exterior", desgranó.

"Estamos contentos pero no vamos a bajar la guardia", concluyó.