Senadores oficialistas presentaron hoy dos proyectos de ley para luchar contra la violencia familiar que incorporan la llamada "denuncia solidaria" para que terceras personas o "todos aquellos que se sientan afectados" por una situación de violencia puedan denunciarla.

"En estos casos, el juez o jueza o tribunal citará a la presunta víctima para ratificar la denuncia, tomando recaudos para su protección", explicó el senador Aníbal Fernández en rueda de prensa.

Fernández, acompañado de la senadora Elena Corregido, añadió que el proyecto de ley de "Protección, sanción y erradicación de la violencia y abuso de poder en el grupo familiar", prevé también que niños y adolescentes puedan denunciar "los hechos que los victimizan en cualquier sede judicial, policial o administrativa".

"El principal objetivo es excluir al denunciado del hogar para poner fin lo antes posible a este tipo de situaciones", explicó el senador, quien admitió que "todas las leyes que se puedan hacer" en este sentido "son insuficientes".

Los senadores remarcaron que los borradores prevén, además, castigar a funcionarios que no actúen ante las denuncias de violencia de género con multas y penas de arresto de entre 10 y 30 días y crear un registro nacional de deudores alimentarios.

Fernández y Corregido mostraron su confianza en que ambas iniciativas, que serán presentadas mañana en la mesa de entradas del Senado, sean tratadas en breve en comisiones del Senado para así poder ser sancionadas "antes de fin de año".