La agencia de calificación de riesgos Moody's confirmó hoy la solidez del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y dio a entender que la institución financiera mantendrá su nota triple A.

En un informe anual sobre el BEI, Moody's subraya que la calificación máxima que tiene el banco "está basada en la muy elevada fortaleza financiera intrínseca de la institución, así como en el alto nivel de apoyo de sus bien calificados accionistas".

Aunque el documento publicado hoy no supone una revisión de la nota de la entidad, la agencia avanza que las rebajas de la calificación de varios países de la UE -que son los accionistas del BEI- no tiene por qué afectar por ahora al banco.

Moody's destaca en el texto varias de las fortalezas del BEI, como una gestión de riesgos prudentes, la casi imposibilidad de que sufra problemas de liquidez o su buena posición de capital y la calidad de sus activos.

Además, la agencia recuerda que los Estados miembros de la UE tienen sobrada capacidad y voluntad de apoyar al BEI si fuese necesario.

De todos modos, advierte de que "un deterioro severo en la zona euro podría tener un impacto negativo en el BEI".

Por un lado, porque la calidad de los activos del banco podría verse afectada por su exposición a préstamos a países europeos en problemas y por otro porque un empeoramiento de la crisis "podría afectar la disposición y la capacidad de los Estados miembros para apoyar al BEI".

Según Moody's, un recrudecimiento importante de la crisis de la deuda podría dificultar además la capacidad de financiación del banco y, en un escenario muy adverso, limitar temporalmente su acceso a los mercados.