Unos 171 marines del Ejército de los Estados Unidos iniciarán esta semana maniobras conjuntas con las Fuerzas Armadas de Guatemala, dentro de la denominada "operación martillo", para combatir a los grupos de narcotraficantes que operan en las costas del Pacífico de este país centroamericano.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, dijo hoy a los periodistas que los militares estadounidenses, que desde hace dos semanas se encuentran en el país, realizarán los operativos en conjunto con las fuerzas de aire, mar y tierra del Ejército guatemalteco.

La "operación martillo", una estrategia de combate frontal al narcotráfico impulsada por Estados Unidos con la participación de los gobiernos de Centroamérica y el Caribe, comenzó a principios de 2012 en las zonas del Atlántico y ha dado como resultado el decomiso de más de 25 toneladas de droga.

Pérez Molina dijo que como resultado de las "efectivas" estrategias impulsadas por el Ejército guatemalteco desde los primeros meses de este año, se logró tomar el control de las carreteras y fronteras del país, lo cual "obligó a los narcotraficantes a desplazarse hacia Honduras".

En ese vecino país, donde la "operación martillo" se inició en los primeros meses de 2012, se forzó a los narcotraficantes que operaban en el Golfo de Honduras a que "cambiarán de rutas y se trasladaran al Pacífico" de Guatemala, agregó el mandatario.

"Desde principios de año sabemos que los narcotraficantes se desplazan por la Costa Sur, por eso se han hecho más esfuerzos en el Pacífico", agregó.

Los comandos estratégicos de la "operación martillo" estarán ubicados en la base naval del Pacífico y en la base de Paracaidistas, ubicada en el Puerto Quetzal, "para tener control" absoluto de la zona, indicó el gobernante.

Según Pérez Molina, los narcotraficantes "desde hace varios meses" descargan sus cargamentos de drogas en las aguas del Pacífico del país, y luego en lanchas "tiburoneras" la trasladan hacia las costas para después, por la vía terrestre, ingresarla a México por la porosa frontera entre ambos países.

El mandatario no detalló el plazo durante el cual los marines estadounidenses realizaran las operaciones en las aguas guatemaltecas.

En marzo pasado, el jefe del Comando Sur de Estados Unidos, general Douglas Fraser, consideró que el apoyo militar a las operaciones contra el narcotráfico en Centroamérica debe ser temporal, porque a su juicio la solución "no es militar".