La Comisión Europea "toma nota" de la decisión de Argentina de pedir a la OMC consultas con la UE y España en relación a las restricciones impuestas por Madrid a la importación de biodíesel procedente del país sudamericano, y ha asegurado hoy que se implicará en ellas "de buena fe".

"La UE toma nota de la decisión de Argentina de pedir consultas sobre la orden ministerial española del 20 de abril de 2012. Nos implicaremos de buena fe en las consultas, las cuales esperamos sean fructíferas" para limar las diferencias, señaló a Efe el portavoz comunitario de Comercio, John Clancy.

"Estamos en estrecho contacto con las autoridades españolas y argentinas sobre este asunto", ha asegurado además el portavoz.

Argentina ha notificado oficialmente a la Organización Mundial del Comercio (OMC) la petición del establecimiento de consultas con la UE y España por las restricciones impuestas por España a la importación de biodiésel procedente del país sudamericano por considerar discriminatoria la normativa aprobada por Madrid.

La normativa es una orden ministerial que regula la asignación de producción de biodiésel para el cómputo del cumplimiento de los objetivos obligatorios de biocarburantes y que establece que para ese cómputo solo podrá tenerse en cuenta el biodiésel producido enteramente en plantas ubicadas en España o el resto de la UE.

Fuentes comunitarias han explicado que la orden española transpone la directiva europea sobre energías renovables, cuyo objetivo es proteger el medio ambiente al aumentar el uso de las energías renovables acorde a unos objetivos establecidos a nivel nacional y contribuir a la seguridad del suministro de energía y de productos energéticos.

La UE considera que este objetivo "está en línea con las normas de la OMC", señalaron las mismas fuentes.

Esta directiva tiene que ser implementada en todos los Estados miembros de la UE, lo que significa que éstos tienen que enviar a la Comisión Europea la ley que la desarrolla.

España ha notificado a la Comisión Europea este verano la ley que aplica el contenido de la directiva y el Ejecutivo comunitario está actualmente analizándola, indicaron.

La petición de consultas por parte de Argentina se enmarca en la tensión comercial existente entre Buenos Aires y los países europeos -especialmente España-, que han acusado reiteradamente al Gobierno de Argentina de promover políticas proteccionistas.

El pasado 25 de mayo, Bruselas denunció ante la OMC esas restricciones, en una medida que se estudiaba desde hacía tiempo y que se aceleró tras la decisión del Gobierno de Cristina Fernández de nacionalizar la petrolera YPF.