La prima de riesgo de España, que mide la confianza del mercado en la deuda soberana española, se mantuvo hoy por debajo de los 500 puntos básicos, concretamente en 493, en la apertura de la sesión, un punto menos que al cierre del viernes.

Esto ocurría después de que el interés del bono alemán a diez años, considerado el más seguro, se elevara al 1,52 % desde el 1,49 % del viernes, igual que hizo el rendimiento del español, que subió del 6,44 % al 6,46 %, pero de forma más suave que el germano.

Tras permanecer más de mes y medio por encima de 500 puntos básicos e incluso llegar a dispararse hasta rozar los 650, el sobrecoste que los inversores exigen por comprar deuda soberana se tomó un pequeño respiro el pasado jueves, por la cercanía de la ayuda a la banca que prestará a España la Unión Europea.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, afirmó este fin de semana en una entrevista con Efe que la intervención del Banco Central Europeo (BCE) en los mercados para aliviar las presiones sobre la deuda española debe ser contundente y no tener de antemano fijado un límite ni de cuantía ni de duración.

En otros países de la zona del euro, el riesgo país de Italia se situaba a primera hora en 424 puntos básicos, más relajado que los 429 puntos del cierre del viernes.

Grecia, por su parte, situaba su prima de riesgo en 2.249 puntos al comienzo de la jornada, mientras Portugal amanecía con 824, e Irlanda, con 454.

Los seguros de impago de deuda (credit default swap o CDS) relativos a los bonos a diez años de España para cubrir la posibilidad de impago de 10 millones de dólares se cambiaban a esta hora a 449.140 dólares anuales.

En cuanto a los futuros, los que predicen el comportamiento de la deuda europea se situaban en el 112,12 %, en tanto que los que se contratan adelantando la trayectoria de la deuda estadounidense parten hoy del 132,16 %.