La ONU evitó hoy confirmar si el secretario general, Ban Ki-moon, acudirá a la cumbre que celebrará en los próximos días en Teherán (Irán) el Movimiento de Países No alineados (MPNA o Noal), pese a que la organización anunció ya su presencia y mientras Israel mantiene la presión para que no acuda.

"No tenemos ningún comentario al respecto. Son cosas que salen de varias fuentes, pero por el momento no tenemos nada que decir", dijo hoy a Efe uno de los portavoces de Ban, Eduardo del Buey, acerca de las informaciones que aseguran que el Comité Organizador de la Cumbre dio por segura la presencia del máximo responsable de la ONU.

Naciones Unidas volvió una vez más a evitar confirmar o desmentir la asistencia del secretario general a la cumbre, tal y como ha hecho en las últimas semanas desde que se empezó a hablar de su posible visita a Teherán, que acoge ese encuentro del 26 al 31 de agosto.

Sin embargo, el director general de Asuntos Internacionales de la Presidencia de Irán y portavoz del Comité Organizador de la Cumbre del MPNA, Mohamad Reza Forgani, aseguró en declaraciones recogidas hoy por la agencia oficial IRNA que Ban "ha confirmado definitivamente su presencia en la cumbre".

El portavoz detalló que el secretario general de la ONU ha estado en anteriores reuniones de los No Alineados y que regresará esta vez "acompañado por una delegación que engloba varias organizaciones asociadas a Naciones Unidas".

La presencia de Ban en esta reunión del MPNA, una organización que agrupa a 120 países miembros de la ONU, de la que es también parte observadora, ha sido criticada por Israel y Estados Unidos, al considerar que daría legitimidad al régimen de Teherán en un momento de alta tensión entre los Gobiernos iraní e israelí.

Tanto Ban como la Unión Europea (UE) y Estados Unidos han condenado las repetidas declaraciones de dirigentes iraníes en los últimos días, en las que aseguran que Israel es "un tumor canceroso" que se debe eliminar de Oriente Medio, y han señalado que el derecho de Israel a existir no puede ser puesto en duda.

Las autoridades israelíes remitieron hoy al Consejo de Seguridad y a Ban sendas cartas en las que pidieron que el máximo órgano internacional de seguridad condene las declaraciones del líder supremo iraní, ayatolá Ali Jamenei, así como del presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, y otros altos cargos iraníes, que han insistido en los últimos días en poner en duda el derecho de Israel a existir.

"Hay ciertos momentos en los que el silencio no es una opción. Esperamos que el Consejo de Seguridad y todos los miembros responsables de la comunidad internacional condenen el discurso del odio iraní sin mayor demora", señalaron los representantes de la misión israelí ante la ONU en las misivas.