El Vaticano logró una victoria en un tribunal federal den el estado de Oregon, donde un juez decidió que la Santa Sede no es el empleador de sacerdotes acusados de abuso sexual.

El fallo del lunes por parte del juez federal de distrito Michael Mosman concluye con una pregunta de seis años en este caso que lleva más de una década y podría escudar al Vaticano de pagar una posible indemnización económica.

La demanda original fue interpuesta en 2002 por un hombre en la zona de Seattle que dijo que el sacerdote Andrew Ronan abusó sexualmente de él en repetidas ocasiones a finales de la década de 1960.

Mosman tomó una decisión previa basada en términos meramente legales y determinó que en caso de que todos los hechos fueran verdad, el Vaticano podría, de hecho, ser el empleador de Ronan.

Pero el lunes, Mosman dijo que vio los hechos en el caso y tomó su decisión.

El abogado demandante Jeff Anderson dijo que apelará la decisión.