El secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias, afirmó hoy en Brasilia que la Constitución de Cádiz de 1812 fue la base de la actual comunidad iberoamericana, que de ese texto heredó "todo su acervo de derechos constitucionales".

Iglesias participó en un seminario sobre la Constitución de Cádiz organizado por la Secretaría General Iberoamericana (Segib) y el Senado de Brasil en el que destacó la "gesta heroica" de 300 diputados, 60 de ellos llegados desde América, que en 1812 "marcaron el camino" hacia lo que constituye una "sólida" comunidad.

"Cádiz representa un momento muy importante en la historia de las relaciones iberoamericanas", supuso "el fin de un período oscuro en materia de derechos constitucionales" y fue el "primer gran esfuerzo democrático" asumido "por españoles de ambos lados" del Atlántico, afirmó.

Iglesias sostuvo que el proceso desarrollado en Cádiz hace 200 años "guió los ideales independentistas en Hispanoamérica" y que "sus conquistas fueron reflejadas luego" en las Constituciones de la gran mayoría de los países de la región, que replicaron sus postulados de derechos y ciudadanía.

Esos preceptos formulados en 1812, según Iglesias, continúan vigentes hoy y son parte de los nexos que fundamentan la existencia de una comunidad iberoamericana que "tiene atrás una identidad que se relaciona con la historia, con los valores compartidos y con una misma visión del mundo".

Según Iglesias, ese proceso "fue el primer esfuerzo democrático de España, representó la entrada de España en la modernidad política y también fue el primer paso hacia esa modernidad política en toda Iberoamérica".

El seminario celebrado hoy en Brasilia, en el que participaron el presidente del Senado y exjefe de Estado (1985-1990), José Sarney, junto a juristas españoles y brasileños, forma parte de las actividades que ha organizado la Segib por el bicentenario de la Constitución de Cádiz.

Estas múltiples actividades tendrán su gran corolario en la XXII Cumbre Iberoamericana, que se celebrará entre los próximos 16 y 17 de noviembre, precisamente en la ciudad española de Cádiz.

Iglesias dijo a Efe que los preparativos para esa cita "van con muy buenos vientos", y destacó que esta nueva cumbre representará una "oportunidad para repensar el papel y el valor de la cooperación en el ámbito iberoamericano" y "adaptarla a las nuevas realidades".