El gobernador del Banco de Canadá, Mark Carney, se vio obligado a ofrecer hoy disculpas después de saberse que la institución que dirige había decidido retirar un dibujo del nuevo billete de 100 dólares porque representaba a una mujer de origen asiático.

El inusual acto de Carney, uno de los gobernadores de bancos centrales más respetados de entre los países desarrollados, se produce después de que la decisión del Banco de Canadá provocara una oleada de críticas entre el público canadiense.

La semana pasada se supo que en 2009 el Banco de Canadá había decidido retirar la imagen de una científica mirando a través de un microscopio incluida en el diseño inicial de los nuevos billetes de 100 dólares, que entraron en circulación el pasado noviembre, porque parecía representar una mujer de origen asiático.

El Banco de Canadá decidió reemplazar esa imagen con la de una persona con facciones caucásicas por interpretar que era "neutral" pero varias organizaciones calificaron la decisión de "racismo".

Según declaró a los medios de comunicación Jeremy Harrison, portavoz del banco central, "la imagen original no estaba diseñada para representar una persona de un origen étnico particular" por lo que después de que varias personas señalaran su apariencia asiática se decidió darle una apariencia "étnica neutral".

La declaración de Harrison no hizo más que inflamar la opinión pública canadiense, especialmente en un país que presume de ser un modelo de multiculturalismo para el resto del mundo.

Hoy, Carney dijo a través de un comunicado que "el manejo de este asunto no cumplió los estándares que de forma justificada los canadienses esperan de nosotros", por lo que se disculpó con "aquellos que resultaron ofendidos".

Carney añadió que "revisaremos nuestro proceso de diseño a la vista de este suceso. Nuestros billetes pertenecen a todos los canadienses y el trabajo que hacemos en el Banco es para todos los canadienses".