Ecuador considera indispensable que la Organización de Estados Americanos (OEA) se pronuncie ante la "amenaza" que dice haber recibido por parte del Reino Unido de irrumpir en su embajada en Londres con el objetivo de arrestar al fundador de WikiLeaks, Julian Assange.

"Sabemos las limitaciones que tiene la OEA, las complicaciones incluso que se han producido respecto a su comportamiento, acción en períodos anteriores, pero creemos que, en un caso como este, es indispensable que haya una reacción, no por nosotros, por la OEA, que reivindique a un país que está siendo amenazado", dijo hoy el canciller Ricardo Patiño, en una entrevista con la televisión Gamavisión.

Recordó que el pasado fin de semana la Alianza Bolivariana para las Américas (Alba) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) reivindicaron ya a Ecuador ante la "amenaza" británica y recalcó que es "indispensable que la OEA también lo haga".

Se refirió así a la reunión que mantendrán los cancilleres de la OEA el próximo viernes, en Washington, a pedido de Ecuador para tratar la "amenaza" que Quito dijo haber recibido del Gobierno del Reino Unido en una carta el pasado miércoles, un día antes de que le concediera el asilo a Assange.

Pese a la concesión del asilo, el fundador de WikiLeaks, responsable de la divulgación de miles de documentos secretos, especialmente de Estados Unidos, no puede abandonar la legación diplomática a falta de un salvoconducto británico.

El Gobierno británico insistió hoy en que no concederá un salvoconducto a Julian Assange para viajar a Ecuador al tiempo que aseguró que trata de alcanzar una solución diplomática al conflicto.

"Bajo nuestra legislación, habiendo agotado todas las opciones de apelación, estamos obligados a extraditarlo a Suecia. Es nuestra intención cumplir esa obligación", dijo hoy el portavoz del primer ministro británico, David Cameron, en un comunicado.

El canciller Patiño reiteró la apertura de su país al diálogo con el Gobierno de Reino Unido, pero insistió que primero debe retirar "oficialmente" la "amenaza".

"Actualmente está vigente (la amenaza), nosotros hemos recibido esa comunicación y no hemos recibido una retirada de la misma", indicó el titular de la diplomacia ecuatoriana.

Assange, que se refugió en la embajada de Ecuador en Londres el pasado 19 de junio, es requerido por Suecia para investigaciones de acusaciones de supuestos delitos sexuales, que él niega.

Ecuador ha señalado que otorgó el asilo ante la falta de garantías por parte del Reino Unido y Suecia de que Assange no sería extraditado a un tercer país donde su vida podría correr peligro.