Desde que Mitt Romney seleccionó a Paul Ryan como compañero de fórmula, la campaña presidencial se ha centrado en los ambiciosos planes del congresista de Wisconsin de transformar el seguro médico de los jubilados, Medicare, y reducir el gasto público.

Sin embargo, el equipo de campaña del presidente Barack Obama y sus aliados no quieren desaprovechar la posición antiabortista del representante republicano, con la esperanza de convalidar su posición de que la fórmula republicana es hostil a los temas relacionados con la mujer.

Ryan alcanzó una puntuación perfecta de la antiabortista Comisión Nacional del Derecho a la Vida, por la forma en que votó durante sus 14 años en el Congreso. La Liga Nacional del Derecho al Aborto registró 59 ocasiones en la que Ryan votó sobre varios proyectos de ley relacionados con el aborto. En todos los casos se opuso al aborto.

"Soy partidario de la vida en un 100%", dijo Ryan a la revista conservadora The Weekly Standard en 2010.

Poco después de haberse anunciado oficialmente la selección de Ryan el 11 de agosto, el equipo de Obama mandó un tuit según el cual Ryan prohibiría el aborto, incluso en los casos de violación e incesto, además de haber patrocinado un proyecto de ley que hubiese declarado ilegales ciertas formas de control de la natalidad.

La campaña demócrata envió un correo electrónico a las partidarias del mandatario en el que enumeró los antecedentes de Ryan en temas de la mujer, como su voto en contra de la iniciativa de ley Lilly Ledbetter de Paga Justa, la primera ley que promulgó Obama tras llegar a la Casa Blanca.

Cuando Ryan hizo su debut el martes en Colorado, un grupo activista liberal hizo volar una pancarta sobre la escuela de secundaria donde hablaba el candidato. El cartel decía, en parte, "Elíjanme a mí y perderán el derecho a decidir", en alusión al aborto. El viernes, la campaña de Obama difundió un anuncio por televisión en el que criticó los antecedentes de Ryan sobre el tema del aborto.

El equipo de campaña de Romney sostiene que los demócratas intentan confundir al electorado al atacar a Ryan en los temas de la mujer.

"Este es un intento desesperado de parte de los aliados del presidente Obama para distraer la atención de sus fracasadas políticas económicas, que han sido particularmente devastadoras para las mujeres", dijo Brendan Buck, un vocero del candidato a la vicepresidencia.

En un comunicado, la campaña de Obama dijo: "Las estadounidenses saben que no pueden confiar en una fórmula de Romney/Ryan para que defienda sus intereses".