El gobierno de Barack Obama acusó el lunes al fundador de WikiLeaks Julian Assange de hacer "declaraciones alocadas" sobre una presunta persecución de parte de Estados Unidos para distraer la atención de las denuncias de agresión sexual que enfrenta en Suecia.

El Departamento de Estado dijo que el caso de Assange no tiene nada que ver con Estados Unidos ni con la publicación de secretos estadounidenses en WikiLeaks y que sólo es un asunto que incumbe a Gran Bretaña — donde está refugiado en la embajada ecuatoriana_, Suecia y Ecuador.

La vocera Victoria Nuland también lamentó que Ecuador le haya otorgado asilo a Assange en su embajada en Londres y dijo que el intento por parte de Quito de que la Organización de Estados Americanos tomara el asunto era un mero "espectáculo".

El domingo, Assange se proclamó víctima de una presunta "cacería de brujas" de Estados Unidos y le pidió al presidente Obama que termine con ella.