Presuntos miembros de las FARC atacaron un oleoducto en el extremo suroeste del país en un nuevo atentado contra la infraestructura energética colombiana, informó el domingo la policía.

El ataque se produjo la noche del sábado en el oleoducto Trasandino, en un sector entre las localidades de Tumaco y Barbacoas, en el departamento de Nariño y a unos 605 kilómetros al suroeste de Bogotá, dijo telefónicamente a The Associated Press el general Jorge Nieto, comandante de la policía en Nariño y en Valle del Cauca y Cauca.

El oficial atribuyó el atentado a miembros de la columna "Daniel Aldana" de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la más activa en aquella región del país.

La oficina de prensa de la estatal Ecopetrol dijo que aún la fuerza pública aseguraba la zona y no indicó de inmediato si hubo un derrame.

El oleoducto Trasandino, de unos 306 kilómetros de extensión, lleva unos 40.000 barriles de crudo al día desde campos en el sur del país hasta el puerto de Tumaco, sobre las costas del Pacífico colombiano.

El gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha dicho que una serie de recientes ataques a oleoductos y torres de energía son un intento de la guerrilla por mostrarse fuerte y tratar de mantener una presencia en ciertos territorios, que aseguró no tiene bajo su control.

Los ataques de grupos armados ilegales a la red de oleoductos y poliductos colombianos, en total unos 9.000 kilómetros de tuberías, han aumentado en los últimos años al pasar de 31 ataques en 2010 a 84 en 2011, según datos del Ministerio de la Defensa.

Sólo de enero a junio de este año se han reportado 67 ataques a la red de oleoductos y poliductos, de acuerdo con el despacho de Defensa.