Los dominicanos Elaine Hernández y Juan Francisco Conde no solo unieron hoy sus vidas en matrimonio sino que hicieron historia como los primeros en su país en hacerlo tras un recorrido en bicicleta.

La novia vistió de blanco con velo y el novio de esmoquin antes de jurarse amor eterno en una ceremonia cristiana evangélica que se celebró en la plaza España de la ciudad colonial de Santo Domingo.

Los novios, antes de darse el sí, quiero, montaron en sendas bicicletas y partieron con su cortejo desde el centro de la capital acompañados por el ministro de Deportes, el exvicepresidente dominicano, Jaime David Fernández Mirabal, así como por decenas de amigos y curiosos todos pedaleando.

La "cicli-boda", coma la bautizó el propio funcionario, despertó el entusiasmo a su paso pues nunca antes se registró un acontecimiento similar, según sus organizadores de la Federación Dominicana de Ciclismo.

Los hoy esposos decidieron que se casarían en bicicleta porque así fue que se conocieron hace dos años en una competición de ciclismo, y desde entonces no se han separado jamás.

Al llegar al altar, los novios dejaron a un lado su medio de transporte y se sentaron frente a dos pastores evangélicos y delante de las damas de compañía y de una niña designada para entregarles los anillos de boda que llevó encima de una bicicleta, por supuesto.

El bizcocho no podía ser más alegórico: un enorme pudín en forma de bicicleta en el que sobresalía el timón decorado en forma de corazón.

"Viene a apoyar a los novios por la linda iniciativa de casarse en una forma bien original y lo hice junto a un grupo de amigos que hacen ciclismo y los cuales me dieron un gran apoyo cuando fui ministro de Medio Ambiente", declaró Fernández Mirabal en un corto comunicado.