Unos 300 socorristas intentaban el domingo localizar al secretario del Interior, Jesse Robredo que desapareció con los pilotos con los que viajaba en una avioneta que cayó al mar durante un intento de aterrizaje de emergencia.

Un colaborador de Robredo logró salvarse y cooperaba en las acciones de búsqueda, señalaron las autoridades.

La avioneta Piper Seneca, de cuatro plazas, había despegado el sábado de la ciudad de Cebú, en el centro del país, donde Robredo se había reunido con autoridades locales.

Después de 30 minutos de vuelo en dirección hacia la ciudad de Naga, donde reside el ministro, falló uno de los dos motores del aparato, que comenzó a desplazarse de manera irregular.

El piloto filipino y el estudiante de copiloto, un nepalí, intentaron aterrizar en la provincia de Masbate pero quedaron distantes a unos 500 metros (550 yardas) de la pista, dijo el secretario de Transporte, Mar Roxas.

El presidente Benigno Aquino III, su jefe de Defensa y los titulares de la policía nacional y las fuerzas armadas se dirigieron el domingo por aire a Masbate, unos 380 kilómetros (235 millas) al sureste de Manila para supervisar la búsqueda, en la que participan elementos militares.

Hasta el momento sólo se ha encontrado la punta del ala derecha del aparato, dijo el secretario de Defensa, Voltaire Gazmin, a The Associated Press.

Jun Abrazado, colaborador de Robredo que salvó la vida, dijo que perdió momentáneamente la consciencia cuando el aparato se estrelló en el agua, pero logró salir de la cabina y fue rescatado por pescadores.