El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, exhortó el domingo al presidente estadounidense Barack Obama a que acabe con la "cacería de brujas" contra su cibersitio de filtración de secretos, al presentarse en público por primera vez desde que se refugió en la embajada de Ecuador en Londres hace dos meses.

Assange lleva dos años intentando evitar ser extraditado a Suecia, donde se le busca por denuncias de delitos sexuales contra dos mujeres.

En declaraciones leídas desde un balcón de la sede, rodeada por un cordón policial, Assange dijo a sus partidarios y a los medios de comunicación en el lugar que también le pide a Estados Unidos que libere al soldado norteamericano Bradley Manning, quien ha sido acusado de ayudar al enemigo al haberle transferido archivos secretos a WikiLeaks y que está por ser enjuiciado.

"Le pido al presidente Obama que haga lo correcto. Estados Unidos debe renunciar a su cacería de brujas contra WikiLeaks", dijo Assange.

"Estados Unidos debe disolver la investigación del FBI. Estados Unidos debe prometer que no va a tratar de enjuiciar a nuestro personal ni a nuestros seguidores", agregó.

El australiano de 41 años dijo que Washington, al tratar supuestamente de atacar a WikLeaks, corre el riesgo de "arrastrarnos a todos a un mundo oscuro y represivo donde los periodistas vivan bajo el temor de la persecución".

La Casa Blanca se negó a hacer declaraciones el domingo al respecto.

Las autoridades ecuatorianas le concedieron asilo el jueves a Assange, después que el 19 de junio se refugió en la sede diplomática del país latinoamericano.

Assange agradeció el domingo al presidente ecuatoriano Rafael Correa por el "valor que ha mostrado" al concederle asilo. También afirmó haber recibido el apoyo de otros países de América Latina, entre ellos Brasil, Chile, México y Argentina.

Gran Bretaña no puede detener a Assange mientras permanezca dentro de la embajada, pero no le dará un salvoconducto para que viaje a Ecuador. El gobierno del primer ministro David Cameron insiste en que si el fundador de Wikileaks da un paso fuera, será detenido y enviado a Suecia, ya que por ley debe cumplir con una orden de detención europea.

Assange y sus partidarios afirman que el caso sueco no es más que el gambito de apertura de un complot orquestado por Washington para llevarlo a juicio en Estados Unidos debido a su trabajo con WikiLeaks. Tanto las autoridades suecas como las mujeres involucradas lo niegan.

Un jurado de investigación de Virginia analiza pruebas que puedan vincular a Assange con el soldado Manning. La justicia norteamericana no ha tomado todavía ninguna acción contra el fundador de WikiLeaks.

El australiano instó a Estados Unidos a que ponga a Manning en libertad. "Si Bradley Manning realmente hizo lo que se le acusa, es un héroe, un ejemplo para todos nosotros, y uno de los principales presos políticos del mundo", afirmó.

En su declaración, Assange no se refirió a las acusaciones suecas contra él ni indicó la forma en la que cree que podría resolverse el punto muerto sobre su futuro, aunque dijo que espera "reunirse en breve" con sus dos hijos.

Laura Mattson, una de las simpatizantes de Assange que se unió a una multitud ruidosa frente a la embajada, dijo creer que las denuncias sólo son una trampa para detenerlo.

"¿Se trata de los cargos delictivos o se trata de silenciar a WikiLeaks?", preguntó la residente de Londres de 29 años de edad.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino