Una persona ha muerto, dos permanecen desaparecidas y casi dos millones se han visto afectadas por el paso del tifón "Kai-Tak", el decimotercero que azota China en lo que va de año, por las provincias sureñas de Cantón y Guangxi, según informó hoy la agencia oficial Xinhua.

El "Kai-Tak" llegó ayer, viernes, a las 21.00 hora local (13.00 GMT) a la provincia suroccidental de Guangxi desde Cantón, donde, por el momento, ha dejado un saldo de un fallecido y 110.000 personas permanecen bajo amenaza.

En la ciudad de Fangchenggang (Guangxi), el tifón ha afectado a alrededor de 60.000 residentes y más de 9.800 personas han tenido que ser desplazadas por motivos de seguridad.

Otros 700 ciudadanos de Qinzhou (Guangxi) se han quedado atrapados en sus casas por las inundaciones provocadas por el tifón, que fue precedido de fuertes lluvias desde el jueves que ya anegaron parte del territorio.

Antes, el tifón dejó alrededor de 1,74 millones de afectados en Cantón y provocó a esta región pérdidas de hasta 2.000 millones de yuanes (315 millones de dólares).

Por otra parte, la agencia aseguró que el vertido de petróleo, a causa del tifón, de un barco atracado en el puerto de Beihai (Guangxi) está "bajo control" y ya ha sido limpiado.

Ayer, miles de pasajeros se quedaron atrapados en los aeropuertos de toda la zona por la cancelación o el retraso de decenas de vuelos, y los ferrocarriles de la región también se han visto afectados, con la suspensión del servicio en 16 trenes de alta velocidad entre Sanya y Haikou (isla sureña de Hainan).

Las autoridades chinas creen que el tifón se desplazará desde Guangxi al sur de la provincia de Yunnan en las próximas 24 horas, antes de perder fuerza y convertirse en tormenta tropical.

De esta manera, se esperan lluvias de entre 250 y 300 milímetros cúbicos en distintas partes de las provincias de Cantón, la insular de Hainan, Guangxi y Yunnan.

Por el momento el "Kai-Tak" es menos potente que el tifón "Haikui" que azotó el este de China la semana pasada, por lo que las autoridades de las zonas afectadas están en alerta naranja.

Con todo, se espera que el fenómeno llegue a provocar también fuertes lluvias en provincias más al norte del país, como Qinghai, Gansu, Shaanxi, Shanxi y Hebei.

La Administración Meteorológica ha pedido a los gobiernos locales que estén alerta ante posibles inundaciones y corrimientos de tierra en zonas montañosas, donde recomienda estar preparados para la posible necesidad de evacuar a la población.

Entretanto, las autoridades marítimas han llamado a puerto a todos los barcos de la región y se han reforzado las instalaciones portuarias.

China ha enviado tres equipos de coordinación de tareas de control de inundaciones a Cantón, Guangxi y Hainan.

Solo en agosto otros tres tifones han azotado ya el gigante asiático, entre "Saola", "Damrey" y "Haikui", que han dejado al menos 51 muertos y 21 desaparecidos, según el recuento del Ministerio de Asuntos Civiles.