El técnico del Napoli, Walter Mazzarri, descartó el sábado la posibilidad de poder contar por ahora con el chileno Eduardo Vargas.

"Es difícil vencer con jovencitos que debemos hacer crecer", expresó el entrenador en respuesta a una declaración de Vargas de que "si no juego, quiero que me den en préstamo".

Mazzarri recordó que así lo hizo con el uruguayo Edinson Cavani, con el argentino Ezequiel Lavezzi y con el eslovaco Marek Hamsik.

"Cuando Cavani llegó era un buen jugador y aquí se consagró, pero con los jóvenes Lavezzi y Hamsik, en los primeros años, el Napoli llegó al octavo lugar como máximo", señaló en una conferencia de prensa.

De todos modos, precisó que "yo me guío por la cancha, jóvenes o viejos, no me importa. Quien lo ha hecho mejor, será más titular que los otros".

A raíz de la declaración de Vargas, en que por primera vez reconoció que está molesto con su actual situación en el Napoli, donde juega muy poco y nunca como titular, los medios italianos aseguraron el sábado que son varios los equipos interesados en la ficha del delantero chileno.

Según el sitio en internet Tuttosport, el Torino sería el destino del ex jugador de Universidad de Chile, ya que contaría con el visto bueno del técnico Giacomo Ventura. Sin embargo el Inter de Milán "puede ser el principal competidor del Torino por Vargas", señaló el portal deportivo.

En cambio, el sitio Tuttonapoli asegura que el futuro del futbolista podría estar en el Genoa, donde militan sus compatriotas Cristóbal Jorquera y Felipe Seymour.

El Napoli no parece dispuesto a vender a Vargas en estos momentos porque su cotización habría sufrido una brusca caída y el club no podría recuperar los 15 millones de dólares que pagó a Universidad de Chile por su pase.

Por esa razón, preferiría darlo en préstamo para que se acostumbre al fútbol italiano y muestre el valor por el cual fue adquirido, algo que aún no hace.