Las persistentes lluvias caídas en los últimos días en la provincia de Buenos Aires, la mayor de Argentina, han desbordado ríos y arroyos y forzado la evacuación de 1.458 personas, informaron hoy fuentes oficiales.

"Todos los ríos están al límite", advirtió el coordinador del Consejo de Emergencia bonaerense, Luciano Timerman, quien recordó que en los primeros 17 días de agosto se acumularon 166 milímetros de agua en la provincia, casi el triple de la media histórica, 69 milímetros.

Timerman detalló que el distrito más afectado por las inundaciones es el de La Matanza, donde ya se han evacuado a 660 personas "y quedan algunas familias más, que estamos alojando en escuelas y jardines de infantes".

"Tratamos de darle a los evacuados colchones, ropa, agua", añadió el funcionario.

En la capital argentina, un hombre de 34 años murió el viernes aplastado por una marquesina de unas 25 toneladas que se desprendió bajo una lluvia torrencial.

El Servicio Meteorológico Nacional prevé que las precipitaciones cesen en la tarde del sábado en el centro del país y se desplacen hacia las provincias norteñas de Formosa, Corrientes y Misiones, donde hay alerta por fuertes lluvias, granizo y tormentas.