El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, advirtió hoy que el nuevo representante especial de la ONU y la Liga Árabe en Siria, Ladjar Brahimi, no conseguirá resultado alguno sin un alto el fuego entre las partes enfrentadas.

"El diálogo político no funcionará o, al menos, sus esfuerzos no darán un resultado definitivo si no se detiene la violencia. Y esto no depende de Brahimi igual que no dependía de los observadores que solo seguían como se cumplía la tregua declarada en abril" pasado, dijo Lavrov en una entrevista ofrecida en Moscú al canal de televisión Sky News Arabia.

El jefe de la diplomacia rusa volvió a exponer el plan ruso de cese de la violencia, que prevé las garantías de los países que tienen influencia sobre las fuerzas gubernamentales y los grupos de oposición sirios para obligarles a detener las hostilidades e iniciar las negociaciones.