La tormenta tropical "Gordon" se convirtió hoy en el tercer huracán de la temporada en la cuenca atlántica, mientras avanza con rapidez por aguas abiertas del Atlántico Norte camino de las islas Azores.

El Centro Nacional de Huracanes (CNH) de Estados Unidos detalló hoy que a las 12.00 GMT "Gordon" estaba en 33,9 grados norte de latitud y 39,6 grados oeste de longitud, a unos 1.220 kilómetros al oeste-suroeste de ese archipiélago portugués.

Con vientos máximos sostenidos de 130 kilómetros por hora, este huracán de categoría uno sobre un máximo de cinco en la escala Saffir-Simpson avanza a 30 kilómetros por hora hacia el este (90 grados), lo que mantiene en alerta al centro y este de las Azores, donde sus efectos se podrían empezar a notar en las próximas 36 horas.

Los meteorólogos del CNH prevén que "Gordon" continúe avanzando a este ritmo en las próximas horas y que durante el domingo gire hacia el este-noreste, con lo que ese mismo día podaría aproximarse a la zona en alerta.

También durante el domingo, o incluso el sábado por la noche, "Gordon" tenderá a debilitarse, según el CNH, por lo que podría haber recuperado la forma de tormenta tropical para cuando haya alcanzado las Azores.

En lo que va de temporada en el Atlántico, que comenzó el pasado 1 de junio y se prolongará oficialmente hasta el 30 de noviembre, se han formado ocho tormentas tropicales, de las que tres han alcanzado categoría de huracán: "Chris", "Ernesto" y "Gordon".

La Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA, en inglés) calcula que durante esta temporada podrían formarse de 12 a 17 tormentas tropicales, de las que entre 5 y 8 llegarán a ser huracanes.

De los huracanes, entre 2 y 3 podrían llegar o superar la categorías tres en la escala de intensidad Saffir-Simpson.