La Secretaría Nacional de Gestión de Riesgos (SNGR) declaró el sábado la alerta naranja en las zonas aledañas al volcán Tungurahua luego que en los últimos días se reportó un incremento en la actividad del coloso.

"Se tomó la decisión de incrementar la alerta de amarilla a naranja en previsión de que en las noches puedan ocasionarse flujos piroclásticos y lahares dentro de la zona de influencia del volcán, donde viven comunidades", confirmó el Subsecretario de Respuesta de la SNGR, Felipe Bazán, a The Associated Press.

Explicó que este nivel de alerta "no implica una evacuación obligatoria" de la población pero sí permite activar los planes de contingencia.

Bazán agregó que existen evacuaciones "voluntarias" de agricultores y moradores de la zona "que viendo la amenaza" del volcán deciden abandonar sus hogares al menos durante las horas de riesgo. No aclaró el número de movilizados.

"Tras 12 años de activación del volcán, las comunidades están preparadas" para enfrentar el fenómeno, indicó Bazán.

La resolución de la SNGR se basa en los informes del Instituto Geofísico, según los cuales, "a partir del 11 de agosto de 2012 ha iniciado un nuevo proceso eruptivo que se evidencia con algunas explosiones esporádicas".

Bramidos constantes, explosiones "de moderadas a fuertes" con emisiones de ceniza y salida de material que baja por los flancos del volcán han caracterizado la actividad del coloso en los últimos días, añadió el documento.

El Tungurahua, de 5.023 metros sobre el nivel del mar, se reactivó en 1999 alternando períodos de relativa calma con otros de intensa energía eruptiva. Uno de los eventos más fuertes se produjo entre julio y agosto de 2006, dejando cuatro muertos, dos desaparecidos y considerables daños materiales en esa zona agrícola del país andino.