El alguacil del condado de Maricopa Joe Arpaio es un "adicto al racismo", que esconde una personalidad débil detrás de una coraza antiinmigrante, dijo el viernes el activista mexicano Javier Sicilia a la Associated Press, un día después de la reunión entre ambos.

Arpaio, conocido por su postura dura contra la inmigración ilegal, recibió el jueves inesperadamente a Sicilia y su comitiva en su oficina en Phoenix. En la reunión, que con traducción simultánea duró cerca de una hora y media, el activista y dirigente fundador del Movimiento por la Paz exigió al alguacil que diera un trato humano a los inmigrantes que detiene.

También hablaron sobre otros temas, como los efectos en México del tráfico de armas de asalto que se venden en Estados Unidos y los la secuelas de la inmigración ilegal, contó Sicilia a la AP durante una entrevista telefónica desde Las Cruces, Nuevo México, donde participaba en un evento comunitario.

"Era importante verlo y confrontarlo. Arpaio es un adicto al racismo", añadió.

La visita de Sicilia fue parte de las actividades del quinto de la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad, que inició el domingo en San Diego, California, y visitará unas 20 ciudades de Estados Unidos antes de concluir el 12 de septiembre en Washington, D.C.

En la reunión también estuvieron presentes activistas que marchan con la caravana y unos cinco asistentes del alguacil, de acuerdo con uno de los participantes, Roberto Lovato, cofundador de Presente.org.

Sicilia agregó que, lamentablemente, su reunión con Arpaio no cambió su opinión sobre el alguacil.

"Mi opinión (sobre él) no cambia. El es un ser muy obstinado, servil, con serios problemas, incluso psicológicos", dijo sobre el alguacil temido por muchos inmigrantes sin documentos para vivir en el país legalmente.

"Detrás de él está un ser débil. Este tipo de personas dentro de su corazón son débiles, inseguros. Vi esa humanidad débil, que detrás de él hay esa gran debilidad porque cuando un ser humano es grande, no necesita ser cruel", agregó.

Uno de los videos tomados por la caravana muestra a Sicilia diciéndole a Arpaio que las drogas "no son un problema de seguridad nacional, son un problema de seguridad pública".

"Las armas de exterminio que humillan la Segunda Enmienda (a la Constitución de Estados Unidos), y que están pasando ilegalmente para armar criminales en mi país, están matando a mi gente, mataron a mi hijo inocente que nunca probó una droga", dijo Sicilia. "Y en tu estado están criminalizando a la gente. Yo le pregunto, ¿esa es una política correcta?, ¿es esa una política humana?"

El alguacil, vestido contraje y corbata, se mostró amable, indican los videos.

"Sé que hay mucha polémica sobre mí, por la problemática migratoria y mucha gente tiene su propia opinión. Es un problema económico, es un problema político, es un problema de las agencias del orden y es un problema que algún día debe ser tomado por el Congreso y la Casa Blanca", dijo Arpaio.

Sicilia, sin embargo, agregó que no sabe si el alguacil le entendió.

"El hecho de que nos haya recibido, habla de que tiene buena voluntad, pero quién sabe si nos entendió y si era sincero. Pero nos recibió", comentó Sicilia. "Lo vi un poco tratando de escuchar, pero no sé si logro entender. Ese es el problema, a veces uno escucha pero entiende".

Brian Lee, portavoz del alguacil, dijo a la AP que a Arpaio no le quedó claro qué le pidieron.

"Es culpa de ellos (México) que tengamos inmigración ilegal", dijo Lee. "El sheriff no hace las leyes, sólo las implementa y no va a cambiar lo que está haciendo".

Arpaio no sólo enfrenta críticas de personalidades como Sicilia sino también una demanda del Departamento de Justicia por presunta discriminación de latinos y abuso carcelario.

El sheriff de 80 años está postulándose para la reelección por sexta vez en las elecciones del próximo noviembre.

___

Internet: http://www.caravanforpeace.org/caravan

___

E.J. Támara, quien reportó desde Los Angeles, está en Twitter como: https://www.twitter.com/EJTamara