El padre Ángel Armando Pérez habría intentado violar a un niño de 12 años luego de darle cerveza y tomarle fotos con su celular.

El niño estaba en la casa del sacerdote en Woodbur, Oregon, ya que los padres se lo habían encomendado, para realizar un viaje al día siguiente.

Pero cuando los padres se fueron, el Padre comenzó a beber cerveza, ofreciendo la bebida al niño, al tiempo que miraban una película.

El niño estaba durmiendo cuando se despertó por el flash de la cámara del celular del sacerdote. El joven confesó que el Padre tocaba sus genitales (los del niño) con una mano, mientras que con la otra le tomaba fotos.

Leas más en terra.com

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino