El presidente de México, Felipe Calderón, felicitó el viernes a la delegación mexicana que ganó siete medallas en Londres 2012 para conseguir la segunda cifra más alta en unos Juegos Olímpicos para el país.

El total de medallas fue el más alto desde que México fue anfitrión de los Juegos Olímpicos en 1968, cuando ganó nueve medallas, tres de cada color.

"Estoy orgulloso de ustedes porque sacaron la casta y defendieron el nombre de México ante más de 200 países", dijo Calderón durante una comida en la residencia oficial de Los Pinos. "El 40% de esta delegación se metió entre los primeros ocho del mundo, lo cual no es una cifra menor".

En Londres 2012, México ganó el oro en fútbol, tres platas, dos de ellas en la fosa de clavados y una más en tiro con arco, además de tres bronces, uno en tiro con arco, otro en trampolín de tres metros y uno más en taekwondo.

"Sé que por su carácter y decisión, por sus logros, esta delegación hará una diferencia entre un antes y un después en el deporte mexicano porque le da un nuevo talante y carácter al deportista de alto rendimiento", añadió el primer mandatario.

En los Olímpicos realizados fuera del país, el máximo número de medallas ganadas por una delegación mexicana habían sido las seis conseguidas en Los Angeles 1984 y después en Sidney 2000.

"Las medallas son importantísimas, pero más lo son los millones de niños que despiertan con ganas de practicar el deporte gracias a ustedes", dijo Bernardo de la Garza, director de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte. "Dejan un legado de transformación cultural para no ver al éxito como casualidad, sino como una constante y por eso México deberá siempre agradecerles".