El primer ministro italiano, Mario Monti, asegura que Italia se encuentra en un "estado de guerra" por el elevado nivel de evasión fiscal, problema que no solo perjudica a las finanzas del Estado, sino que también produce un "gran daño" a la percepción del país desde el extranjero.

En una entrevista a la revista "Tempi" divulgada hoy, el jefe del Gobierno italiano califica la creación de los llamados eurobonos, los títulos de deuda conjuntos de los países de la eurozona que algunos Gobiernos europeos promueven, como una "propuesta articulada e inteligente".

"La evasión fiscal produce un gran daño a la percepción del país en el extranjero. Yo creo que Italia se encuentra en un estado de dificultad, sobre todo, a causa de este fenómeno y que se encuentra, desde este punto de vista, en un estado de guerra", afirma Monti.

"La notoriedad pública de nuestra elevada tasa de evasión contribuye mucho a poner en contra de Italia a esos países de los que de vez en cuando podríamos necesitar de asistencia financiera, como los países de Europa del norte", agrega el mandatario.

Según el primer ministro, esos países que pueden ofrecer asistencia financiera piensan: "Italia es un país muy rico, pero el Estado tiene un fortísimo endeudamiento público que quizá mañana necesitará ayuda para renovarse; y luego hay italianos ricos o de clase media que sistemáticamente no pagan los impuestos".

Por ello, el jefe del Gobierno tecnócrata, que llegó al poder en noviembre tras la dimisión de Silvio Berlusconi, apuesta por una "lucha dura contra la evasión fiscal", con acciones por parte de las autoridades que pueden resultar a veces "antipáticas", pero que tienen, según él, un "fuerte efecto preventivo" hacia otros ciudadanos.

Sobre los eurobonos, Monti afirma que es "una propuesta articulada e inteligente", pero recuerda que aun algunos países no están dispuestos a aprobarlos, algo que no impedirá, según él, que terminen llegando antes o después.

Los eurobonos se crearán "cuando se hayan dado pasos adelante hacia un mayor control de las finanzas públicas de cada país por parte de las instituciones comunitarias", apunta el primer ministro italiano.

"La idea de Alemania y de otros es que se pueden mutualizar en todo o en parte las deudas públicas solo cuando se esté seguro de que ningún país se desvíe en materia de demasiada deuda pública, es decir, cuando la política de endeudamiento se gestione de un modo más coordinado desde el centro" de la eurozona, añade.

En la entrevista, Monti confirma además que en las próximas semanas su Ejecutivo abordará la posible venta de parte del patrimonio inmobiliario del Estado para así reducir el alto endeudamiento público, que cerró 2011 en un nivel del 120,1 % del PIB.

"Hemos preferido en la primera parte de vida del Gobierno concentrarnos sobre la actividad de contención del déficit y de reforma, mientras que ahora hemos llevado a cabo pasos que han demostrado a Europa y al resto del mundo la capacidad y la voluntad del país de acometer cambios en lo profundo de su estructura", dice.

"Está bien acompañar a estas reformas con una reducción de la deuda pública a través de la venta de algunos activos", añadió.