Miles de maestros protestaron hoy con bloqueos de carreteras en las principales ciudades de Honduras contra la nueva ley del Instituto de Previsión del Magisterio (Inprema) y otras conquistas sociales.

Los manifestantes bloquearon durante más de dos horas la circulación de vehículos entre las principales ciudades del país, según informes de la Policía Nacional y de los mismos docentes.

La movilización fue promovida por la Federación de Organizaciones Magisteriales de Honduras (Fomh) para exigir la derogación de la nueva ley del Inprema, la Ley Fundamental de Educación aprobada este año por el Gobierno que preside Porfirio Lobo y el pago de salarios atrasados a miles de maestros.

Los maestros rechazan la nueva ley del Inprema por considerar, entre otra cosas, que les afecta el aumento al monto de las cotizaciones y a la edad para jubilarse.

La protesta de los docentes afectó a más de dos millones de estudiantes de educación preparatoria, primaria y secundaria de los centros educativos del sector público.

El presidente del Colegio de Pedagogos de Honduras, Joel Espinal, dijo a periodistas en Tegucigalpa que las movilizaciones y otras acciones a nivel nacional continuarán la próxima semana "para presionar al Gobierno" para que derogue la ley del Inprema.

Por su parte, el ministro de Educación, Marlon Escoto, indicó que cualquier reclamo económico y social de los maestros no justifica que abandonen las aulas en perjuicio de los niños y jóvenes que tienen el derecho a recibir clases todos los días (200) que establece el año lectivo.

Hace dos semanas Escoto dijo que el año académico, que finaliza el 20 de noviembre, se prolongará hasta el 14 de diciembre por los días que los maestros no han impartido clases, que en lo que va del año superan las tres semanas en algunas ciudades.

La Policía Nacional le advirtió a los maestros que bloquearon las calles de entrada y salida de algunas ciudades del país, que si no se retiraban en dos horas serían desalojados.

Los educadores indicaron que la protesta, que ha transcurrido sin incidentes mayores, terminaría hacia las 12.00 hora local (18.00 GMT).