Son más de 90 los muertos a causa de la ola de ataques que se registró por toda Irak durante el jueves, dijeron funcionarios policiales y de hospitales.

Entre las víctimas que cayeron, según se informó el viernes, había 21 muertos cuando un coche bomba estalló cerca de una heladería poco después de la medianoche en el vecindario Zafaraniya, en el sureste de Bagdad.

Funcionarios hablaron a condición de mantenerse en el anonimato por no tener autorización para dar información a los medios.

Los preparativos para los funerales de las víctimas de los ataques se realizaban el viernes.

En el vecindario chiíta de Sadr City en Bagdad, docenas de personas cargaban en procesión los féretros de sus familiares caídos.

Algunos dolientes sollozaban, mientras otros buscaban consuelo cantando "Dios es grande". Una bomba que estalló el jueves por la noche en ese vecindario dejó 14 muertos.