Gran Bretaña prohibió temporalmente la exportación de una pintura temprana de Pablo Picasso valorada en 50 millones de libras esterlinas (78 millones de dólares) en un intento por mantenerla en el país y para su exhibición pública.

El maestro español pintó "Niño con una paloma" en 1901 a comienzos de su afamado Periodo Azul.

La obra está en manos privadas, pero por años se ha exhibido en préstamo en distintas galerías británicas. Sus propietarios han buscado venderla, pero el gobierno frustró el viernes sus intentos bajo leyes que permiten retrasar la exportación de trabajos considerados tesoro nacional.

Los museos públicos y galerías tienen hasta el 16 de diciembre para presentar el dinero necesario para comprar la pintura. Se duda que alguno pueda amasar tal suma de dinero.