Un ciclista buscará la elusiva victoria y otro empezará el penoso regreso tras una suspensión por dopaje cuando comience el sábado la Vuelta de España en Pamplona.

Christopher Froome tratará de mejorar su segundo puesto en el Tour de Francia detrás de su compañero de Sky, Bradley Wiggins, y su segundo lugar en la Vuelta el año pasado.

"Decididamente esta carrera es una gran oportunidad para mí", afirmó Froome. "Yo haré mi parte y sé que el resto del equipo está listo. Me encantaría ganar un Grand Tour después de terminar segundo en los dos últimos".

Su principal adversario probablemente será Alberto Contador, que competirá en su primera carrera grande después de cumplir una suspensión por dopaje que le costó su tercer título en el Tour.

Contador, que ganó la Vuelta en 2008, completó la suspensión este mes después de haber dado positivo al estimulante prohibido clenbuterol en el Tour del 2010. Después de una inactividad de más de un año, aprovechó el tour Eneco de siete días en Bélgica y Holanda para prepararse para la Vuelta con su equipo Saxo Bank.

Contador, que niega haberse dopado, dijo que se vio afectado por la suspensión y que anhelaba volver a competir.

"Estoy con todo ánimo para competir", afirmó. "Lo que he pasado en los últimos meses ha dejado su huella y es imposible negarlo. He padecido pero ahora estoy de cara al futuro. Estoy motivado y entusiasmado esperando el comienzo de la Vuelta".

El cinco veces ganador del Tour Miguel Indurain, que nunca ganó la Vuelta en su España natal, pronosticó una carrera reñida.

"Los mejores nombres del mundo van a pelear por la victoria", dijo al diario deportivo español AS, y pronosticó que Froome y Contador enfrentarán la competencia de Alejandro Valverde, Juan José Cobo, Joaquín Rodríguez, Igor Anton y Robert Gesink.

Indurain agregó que Contador "es ganador nato... Estoy seguro que estará ávido de ganar a su regreso".

Cobo, que superó a Froome para ganar el año pasado, retorna con su nuevo compañero Valverde en Movistar. Por su parte Rodríguez, que terminó segundo en el Giro de Italia, será apoyado por Denis Menchov, compañero en el equipo Katusha y dos veces ganador de la Vuelta.

La Vuelta, tercera de las carreras europeas clásicas del verano después del Tour y del Giro, comienza el sábado con una prueba por equipos en un tramo de 16,5 kilómetros (10,25 millas) por las estrechas calles adoquinadas de Pamplona para terminar en el ruedo de toros de la ciudad, siguiendo la ruta de la famosa suelta de toros de Pamplona.

La edición 67 de la competencia tendrá un trayecto de 3.360 kilómetros (2.050 millas) en 21 etapas, con dos días de descanso. La carrera terminará el 9 de septiembre en Madrid. Es el segundo año consecutivo que la Vuelta pasará por la región vasca después de una ausencia de 33 años debido a inestabilidad política.