Dos artefactos explosivos estallaron hoy contra un convoy de tropas españolas en Afganistán, aunque ninguno de los atentados, que se produjeron con una diferencia de escasos minutos, causó heridos entre los militares ocupantes del vehículo.

La explosión del primer artefacto explosivo improvisado ocurrió al paso del convoy español que recorría la denominada ruta Lithium, entre las localidades de Bala Murghab y Ludina, y que fue dañado por el impacto.

Minutos después y a varios kilómetros, un segundo artefacto explosivo estalló contra el mismo convoy en la localidad afgana de Mangan, según informó a Efe el Ministerio de Defensa.

Actualmente, el grueso del contingente español en Afganistán, que suma unos 1.500 militares, está integrado por miembros de la Brigada Paracaidista "Almogávares VI".

La mayoría de ellos están ubicados en el Equipo de Reconstrucción Provincial de Qala i Naw, y el resto en la Base de Apoyo Avanzado de Herat.

El último atentado contra las tropas españolas desplegadas en Afganistán se registró el pasado 9 de julio, cuando un militar español resultó herido de bala en un ataque contra una patrulla que efectuaba un reconocimiento al noreste de Moqur, en la provincia de Badghis.

Antes, el 4 de mayo, artificieros españoles desactivaron un artefacto explosivo colocado en una motocicleta situada en el puente que da acceso a la localidad de Qala i Naw, donde la misión española en Afganistán tiene su principal base.

El pasado 2 de abril los artificieros españoles también evitaron un atentado al localizar y desactivar otra bomba, con una carga de 10 kilos de explosivos, que estaba preparada para explotar al paso de un convoy español en las proximidades de Moqur.