La defensa del cubano Gerardo Hernández, considerado por las autoridades estadounidenses el líder de la red de espionaje "Avispa", presentará el lunes en un tribunal de Miami (Florida) una nueva petición para que su condena sea revocada.

El Comité Nacional por la Liberación de los Cinco anunció hoy que el abogado Martin Garbus presentará el próximo día 20 un affidávit en el que se apela al derecho de Hernández a comparecer ante un juez para que este resuelva si su arresto fue legal, una figura jurídica denominada hábeas corpus.

Hernández cumple dos cadenas perpetuas y 15 años de privación de libertad por conspirar y operar como agente extranjero sin haberlo notificado al Gobierno estadounidense, una condena a la que fue sentenciado en 2001 por un tribunal de Miami junto a Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González.

Todos ellos están en prisión, salvo René González, que permanece en Florida cumpliendo tres años de libertad vigilada.

Con el argumento de que el Gobierno estadounidense incurrió en "mala conducta" al pagar "varios millones de dólares a periodistas de Miami" durante el juicio para influir negativamente en el resultado, se pretende que la jueza Joan Lenard revoque la condena de Hernández.

Si no la revoca, el affidávit también solicita que se ordene la difusión de documentos oficiales que, en opinión de la defensa, demuestran la existencia de esos supuestos pagos.

Igualmente se reclama la convocatoria de una audiencia pública en la cual poder denunciar lo que la defensa considera "una operación ilegal y secreta del Gobierno" de Estados Unidos.

Según adelantó el citado comité, el affidávit, de 82 páginas, defiende que "cada dólar de cada artículo, imagen, radio o televisión que se gastó en este programa secreto viola la integridad del juicio".

El Tribunal Supremo estadounidense se negó en 2009 a admitir a trámite un recurso presentado por los cinco cubanos condenados en el que alegaban no haber tenido un juicio justo por "el sentimiento anticastrista" de parte de la comunidad cubana en Miami, donde fueron juzgados.

Según las autoridades estadounidenses, la red "Avispa", desmantelada en 1998, infiltró a grupos del exilio cubano y espió instalaciones militares estadounidenses en el sur de Florida.

"Los Cinco" admitieron en el juicio que eran agentes del Gobierno cubano, pero afirmaron que espiaban a "grupos terroristas de exiliados que conspiraban" contra el entonces mandatario Fidel Castro y no al Gobierno estadounidense.

Gerardo Hernández, que era el líder de la red según las autoridades, cumple dos cadenas perpetuas, una de ellas impuesta por conspirar en el derribo de dos avionetas de "Hermanos al Rescate" en 1996 por parte de cazas MiG cubanos, un incidente en el que murieron cuatro pilotos.