La Fiscalía del estado de Nueva York, en colaboración con la de Connecticut, envío una citación judicial a siete bancos, entre ellos los estadounidenses Citigroup y JPMorgan Chase, con relación a una posible manipulación del tipo de referencia del mercado interbancario Libor.

Así lo confirmaron hoy a Efe fuentes cercanas a la Fiscalía dirigida por Eric Schneiderman, que detallaron que las entidades financieras en cuestión son, además de esos dos gigantes de Wall Street, las británicas Barclays, Royal Bank of Scotland y HSBC, la alemana Deutsche Bank y la suiza UBS,

Las citaciones, con la que el Ministerio Público trata de determinar si los inversores de esos dos estados se vieron afectados por la supuesta manipulación del Libor por parte de esos bancos, fueron enviadas a mediados del mes pasado y "es muy posible" que haya más, añadieron esas mismas fuentes.

Uno de esos bancos, Barclays, ya fue multado por las autoridades británicas y estadounidenses con 453 millones de dólares después de que saliera a la luz que desde 2005 y durante al menos cuatro años presentó informes falsos que afectaron al cálculo de los tipos de referencia del mercado interbancario Libor y Euribor.

Esas acusaciones despertaron una gran polémica sobre la posible manipulación por parte de más bancos del Libor, un tipo de referencia mundial que se fija diariamente en Londres a partir de las estimaciones de entre 8 y 20 bancos sobre cuál es el interés al que creen que sus competidores les prestarían dinero.

Ese tipo, que se utiliza como referencia para fijar intereses en una gran variedad de productos financieros, incluidas las hipotecas, los préstamos estudiantiles y las tarjetas de crédito en todo el mundo, también determina los tipos de los bonos públicos emitidos por Nueva York y Connecticut, lo que ha derivado esta citación.

La noticia se conoce en un momento difícil para la banca británica en una semana en la que Standard Chartered acordó pagar 340 millones de dólares a las autoridades de Nueva York para poner fin a una investigación por supuestamente ocultar durante casi una década transacciones con entidades iraníes por valor de 250.000 millones de dólares.

Además, hace sólo un mes el Senado de Estados Unidos acusó a HSBC de no haber puesto freno al lavado de dinero que durante años realizaron carteles mexicanos a través de sus filiales, por lo que la institución financiera se disculpó en una audiencia en la que dimitió un alto ejecutivo.

A raíz del escándalo por la manipulación cometida por Barclays, la Comisión Europea propuso tipificar como delito la manipulación de índices de referencia para los tipos de interés, como el Euribor o el Libor, y castigar incluso con penas de cárcel los casos más graves.