El Gobierno estadounidense condenó hoy en los "términos más enérgicos posibles" el atentado ayer contra un taxi colectivo en el territorio ocupado de Cisjordania en el que resultaron heridos seis palestinos, entre ellos dos niños.

"EE.UU. condena en los términos más enérgicos posibles el atentado de ayer contra un taxi palestino en Cisjordannia", afirmó en un comunicado la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland.

"Extendemos nuestras más sinceras condolencias a las víctimas, entre ellas niños, y confiamos en su pronta recuperación", añadió Nuland, quien recordó que el Gobierno israelí también condenó el ataque y prometió justicia.

"Esperamos que las autoridades israelíes actúen con rapidez", destacó la portavoz, quien instó a todas las partes implicadas en el conflicto a evitar acciones que puedan conducir a una escalada de la violencia.

Un cóctel molotov fue lanzado contra el taxi colectivo. La policía israelí atribuyó la autoría del ataque a extremistas judíos.

Fuentes militares israelíes señalaron ayer que "la principal línea de investigación sugiere que civiles israelíes son responsables del incidente", si bien no se descarta la opción de un ataque palestino contra colonos que se equivocó de blanco.

Un mando del Ejercito israelí sin identificarse aseguró al canal 10 que si se confirma que los autores son judíos israelíes se estaría ante "un caso muy grave, una forma de terrorismo judío".

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, condenó el ataque "con dureza".

"Es un acto de la máxima gravedad, haremos todo lo posible para capturar a los culpables y llevarlos ante la Justicia", señaló en un comunicado.