Dos agentes en Luisiana fueron muertos a tiros y otros dos resultaron heridos en una balacera ocurrida en la mañana del jueves al oeste de Nueva Orleáns, dijeron las autoridades.

Cinco personas, hombres y mujeres, están detenidas y dos de ellas hospitalizadas, señalaron las autoridades. Es previsible que sobrevivan los dos agentes y los dos individuos heridos.

"Me emboscaron a dos agentes, incluso quiero decir asesinaron", señaló en conferencia de prensa en la tarde el alguacil Michael Tregre, de la parroquia de St. John the Baptist.

La policía no difundió los nombres de los detenidos ni cuándo lo haría ni facilitó detalles sobre el número de armas utilizadas. Para la tarde del jueves no se habían presentado todavía cargos contra los implicados.

Sin embargo, la oficina del alguacil de la parroquia de DeSoto señaló que estas personas eran vigiladas desde hace dos meses, de acuerdo con el periódico The Shreveport Times (http://bit.ly/N3DfrN).

El alguacil de DeSoto, teniente Robert Davidson, dijo a la publicación que recibió una llamada del FBI que confirmó la vinculación con los detenidos.

La oficina del alguacil de DeSoto desplegó detectives en un parque para vehículos recreativos al norte de Mansfield después de que se advirtiera a tres hombres y dos mujeres que salían de las unidades y entraban a las mismas con armas de asalto, según el periódico.

Varios de los individuos también aparecían en las "listas de personas para ser vigiladas" en otros estados y uno de ellos supuestamente era buscado en el condado de Gage, Nebraska, por hacer en 2011 "amenazas terroristas" en un incidente en un bar.

El alguacil de la parroquia de DeSoto, Rodney Arbuckle, dijo a The Associated Press que la policía estatal recogió el jueves el expediente sobre los implicados "para verificar si son las mismas personas que estábamos vigilando".

"Tenemos razones para creer que son los sospechosos pero esto tiene que ser corroborado con las fechas de nacimiento y demás información", agregó.