Las autoridades en el área de Dallas lanzaron un ataque aéreo contra la población de mosquitos con la esperanza de acabar con la epidemia del virus del Nilo.

La epidemia ha enfermado a por lo menos 230 residentes del condado Dallas y ha llevado a la muerte a 10 de ellas.

El rociado aéreo comenzó a las 10 de la noche del jueves, enfocándose en el cuadrante noreste del condado la primera noche.

Es la primera vez en más de 45 años que el condado Dallas realiza un rociado aéreo para combatir la propagación de los mosquitos.

Los esfuerzos han provocado un debate entre las autoridades de salud que tratan de sofocar el riesgo de enfermedad y las personas preocupadas por el rocío de insecticida que cae desde arriba.

El clima seco y caluroso ha creado las condiciones ideales para los mosquitos, acelerando su ciclo de vida y volviendo permanente el agua estancada.