Las autoridades meteorológicas chinas han declarado la alerta naranja ante la llegada del tifón "Kai-Tak", el decimotercero que azota este año su territorio, y que tocará hoy tierra en la provincia de Cantón, al sureste del país.

El centro del "Kai-Tak" se encontraba a las 05.00 horas locales (21.00 horas GMT del jueves) a 190 kilómetros de la ciudad cantonesa de Zhanjiang y se espera que toque tierra en algún punto entre dos condados de la región, Dianbai y Xuwen, según la Administración Meteorológica Estatal, citada por la agencia oficial Xinhua.

Las autoridades chinas creen que el tifón se desplazará desde esa zona del sur de Cantón hacia el oeste, para atravesar la región autónoma especial de Guangxi Zhuang y el sur de la provincia de Yunnan en las próximas 48 horas, antes de perder fuerza y convertirse en tormenta tropical.

De esta manera, se esperan lluvias de entre 250 y 300 milímetros en distintas partes de las provincias de Cantón, la insular de Hainan, Guangxi y Yunnan.

Por el momento el "Kai-Tak" es menos potente que el tifón "Haikui" que azotó el este de China la semana pasada, pero las autoridades alertan de que se espera que gane fuerza con el paso de las horas, y llegue a generar también fuertes lluvias en provincias más al norte del país, como Qinghai, Gansu, Shaanxi, Shanxi y Hebei.

Por ello la Administración Meteorológica ha pedido a los gobiernos locales que estén alerta ante posibles inundaciones y corrimientos de tierra en zonas montañosas, donde recomienda estar preparados para la posible necesidad de evacuar a la población.

Entretanto, las autoridades marítimas han declarado la alerta roja en toda la zona afectada, por lo que se ha llamado a puerto a todos los barcos de la región y se han reforzado las instalaciones portuarias, ya que ayer mismo había ya olas de entre dos y tres metros y medio en las costas de la isla de Hainan y en Guangxi.

China ha enviado además tres equipos de coordinación de tareas de control de inundaciones a las provincias de Cantón, Guangxi y Hainan.

Solo en agosto otros tres tifones han azotado ya el gigante asiático, entre "Saola", "Damrey" y "Haikui", que han dejado al menos 51 muertos y 21 desaparecidos, según el recuento del Ministerio de Asuntos Civiles.