La Junta Departamental (gobierno regional) de Montevideo autorizó la construcción de un estadio al club Peñarol, uno de los equipos que acumula más títulos a nivel sudamericano, y las obras podrían comenzar en unos tres meses, informó hoy su vicepresidente Edgar Welker.

El estadio estará ubicado en la periferia la capital uruguaya, en una primera instancia tendrá capacidad para 40.000 personas y el coste de construcción rondará los 30 millones de dólares, agregó el directivo.

El campo se ubicará en la zona noreste de Montevideo, un espacio semirural que se busca revitalizar.

Buena parte de las obras se financiarán con la venta de 115 palcos y cientos de asientos pero para el inicio de las mismas el Peñarol gestiona un préstamo bancario.

Además, varias empresas internacionales están interesadas en participar del negocio aportando su nombre al estadio a cambio de un pago que también se negocia actualmente.

El estadio tendrá una plaza de comidas, sala de conferencias, un museo y otras instalaciones.

El Peñarol, que ganó la Copa Libertadores de América en 1960, 1961, 1966, 1982 y 1987 y la Copa Intercontinental en 1961 1966 y 1982, no tiene campo propio y juega sus partidos de local en el Estadio Centenario, el más grande e importante del país, pero que pertenece al gobierno de Montevideo.