Trabajadores agrícolas comenzaron el jueves una serie de marchas de protesta en el sur de España para exigir al gobierno más ayuda a fin de soportar el punzante desempleo del país.

Uno de los políticos asistentes en la marcha de 20 kilómetros (12 millas) fue el alcalde izquierdista de un pequeño poblado, quien admitió que la semana pasada participó en un saqueo de supermercados al estilo Robin Hood.

Juan Manuel Sánchez Gordillo dijo que los manifestantes desean asistencia para unas 350.000 familias en la región de Andalucía, donde hay poco trabajo y nadie recibe prestaciones por desempleo.

En declaraciones a periodistas, solicitó también que las autoridades suspendan los desalojos de familias que no pueden pagar sus hipotecas.

Las marchas fueron programadas en ocho provincias de Andalucía. Una partió el jueves de Jodar, una ciudad con una tasa de desempleo superior al 40%. El índice nacional de desempleo es de casi 25%.