El líder del Talibán aseguró el jueves que sus combatientes lograron infiltrarse en la policía y el ejército afgano, y que estaban matando a un mayor número de efectivos de las fuerzas de la coalición que encabeza Estados Unidos.

El dirigente talibán, el mulá Mohamad Omar, un huraño tuerto, difundió su postura en un mensaje de ocho páginas que envió por correo electrónico a diversos medios noticiosos en antelación al día festivo del Eid al-Fitr, que marca el fin del mes sagrado islámico del Ramadán.

Omar dijo que las fuerzas de seguridad afganas han ayudado a los combatientes del Talibán a infiltrarse entre las mismas y matar a efectivos extranjeros, y que después llevan las armas distribuidas por el gobierno a los campamentos insurgentes.

"Los combatientes del Talibán pueden ingresar (con seguridad) en las bases, oficinas y centros de inteligencia del enemigo", señaló. "Después, efectúan con facilidad ataques decisivos y coordinados, en los que han infligido severas pérdidas al enemigo", apuntó.

Se ha registrado un aumento en el número de ataques en los que soldados o policías afganos, o extremistas vestidos con uniformes afganos, matan a efectivos extranjeros, aunque la coalición asevera que apenas 10% de esas acciones pueden estar relacionadas con infiltrados.

En lo que va del año, 34 efectivos extranjeros han sido muertos en 27 ataques, según el conteo de The Associated Press. En 2011, 20 efectivos internacionales murieron en 11 ataques de ese tipo.

El portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, señaló el jueves que los ataques de este tipo causan profunda preocupación. Afirmó que la coalición que encabeza Estados Unidos evalúa y refina continuamente los procedimientos para garantizar la seguridad de los efectivos de la OTAN.