Los líderes demócratas en tres importantes estados del país han utilizado el tiroteo en Colorado de hace unas semanas para impulsar iniciativas de ley que podrían restringir las ventas de armas de asalto y municiones, reavivando un debate que no ha ganado muchos adeptos en el Congreso ni en las campañas presidenciales.

En Illinois, el gobernador Pat Quinn propuso que su estado promulgara una prohibición estricta de armas de asalto, de forma similar a la de California. Los congresistas de Nueva York propusieron una amplia legislación que limite la compra de armas.

La Procuradora de Justicia de California Kamala Harris y el líder demócrata del senado estatal apoyaron una propuesta de ley que dificultaría y haría más tardado reaprovisionarse de munición para armas de asalto. Los presidentes de los comités de seguridad pública en la Asamblea de California y el Senado coescribieron una propuesta de ley que obliga a los concesionarios a informar la compra de grandes cantidades de municiones a las autoridades policiales.

El sospechoso del tiroteo del 20 de julio en Colorado, James Holmes, compró de manera legal 6.000 rondas de municiones a través de internet sin llamar la atención de las autoridades. Portaba cuatro armas, incluyendo un rifle de asalto, luego del ataque que dejó 12 personas muertas y 58 heridas durante la proyección de una función de cine.

"California marca el ritmo para el país. Si no hay acción en el Congreso, mejor hacemos algo aquí y esperamos que propicie algo en otros estados", dijo el senador Leland Yee, un demócrata de San Francisco que escribió la legislación que ralentizaría el proceso de recarga de armas con un nuevo cargador.

Con sólido apoyo del gobernador demócrata Andrew Cuomo, los legisladores en Nueva York han desplegado una lógica similar para proponer una serie de leyes que, en conjunto, le darían al estado el más estricto control de armas en el país.

"Creo que hay una avidez por la reforma", dijo Cuomo ante reporteros esta semana. "Creo que es algo bueno, y creo que es uno de los puntos que tendré como prioridad para el próximo enero".

Dado que la sesión legislativa en California acaba en unas semanas y muchas otras ya terminaron el trabajo de este año, las propuestas de este verano serán atendidas cuando los legisladores vuelvan el año entrante. Algunas podrían ser alteradas en la medida en que los legisladores y gobernadores pongan a prueba la avidez por la reforma en los próximos meses.

Sin embargo, el impulso en algunos de los estados más poblados y de tendencia liberal del país ilustra una división nacional, frecuentemente entre líneas partidistas, sobre si el público debería tener acceso irrestricto a armamento y munición de tipo militar.

"Es hora de que la gente en nuestro estado se agrupe ... y haga algo respecto a estas armas. Deberíamos recordar a aquellos que perdieron sus vidas", dijo Quinn el mes pasado luego de agregó su propuesta de control de armas a un proyecto de ley sobre las ventas de municiones.

___

Los periodistas de The Associated Press Michael Gormley en Albany, Nueva York; Sophia Tareen en Chicago; Ben Neary en Cheyenne, Wyomming; y Will Weissert en Austin, Texas, contribuyeron para este despacho.