La figura de Victor Conte ha vuelto a la luz pública con otra entrevista concedida al periódico USA Today en la que señala que el jardinero dominicano de los Gigantes de San Francisco, Melky Cabrera, no está sólo en el consumo de esteroides dentro del béisbol profesional de las Grandes Ligas.

Cabrera fue suspendido ayer, miércoles, por la oficina de las mayores con 50 partidos al dar positivo al consumo de testosterona.

Conte, el exfundador de los laboratoriso BALCO, que pasó varios meses en prisión, tras ser encontrado culpable de producir y distribuir esteroides entre los atletas de elite de Estados Unidos, aseguró al USA Today, que Cabrera no está "solo" en el consumo de substancias prohibidas.

"No voy a dar nombres", señaló Conte. "Pero he hablado con una gran cantidad de jugadores importantes dentro de las Grandes Ligas y me han dicho que eso es lo que ellos hacen. Hay un uso rampante de la testosterona sintética dentro de la mayores del béisbol".

La suspensión de Cabrera es la primera que se da a un jugador de elite, --se encuentra como segundo en la lista de bateo de la Liga Nacional (.349 de promedio)--, desde que se la impusieron al también jardinero Rayn Braun, de los Cerveceros de Milwaukee.

Braun, ganador del premio de Jugador Más Valioso (MVP) de la Nacional, no tuvo que cumplir la suspensión por que se la retiraron tras la decisión que tomó un mediador el pasado invierno, sin que se conozcan públicamente los argumentos que utilizó para hacerlo.

Conte, que ya denunció que un 60 por ciento de los atletas que fueron a los Juegos Olímpicos de Londres 2012 se dopaban, en la entrevista a USA Today estableció que la mitad de los jugadores de las Grandes Ligas utilizaban algún tipo de testosterona sintética.

"Podría decir que la mitad", respondió Conte a la pregunta concreta que le hicieron en la entrevista para que hiciese una estimación.

Sin embargo, la oficina de las Grandes Ligas no dio ningún crédito a las declaraciones de Conte porque carece de la información substancial y necesaria que ellos si poseen sobre el asunto del dopaje.

"No hay manera que Victor Conte tenga información que le permita establecer una base real sobre ese asunto", declaró Rob Manfred, vicepresidente de operaciones de las Grandes Ligas, en declaraciones al mismo diario USA Today. "Es simplemente una apreciación personal y está fuera de la realidad".

Manfred insistió que se usan las tecnologías más avanzadas para detectar el consumo de substancias prohibidas.

Sin embargo, Conte se "burla" de los nuevos métodos de control y reitera que los exámenes de orina que se realizan para conocer la testosterona pueden ser "burlados" sin problema por los consumidores de la testosterona sintética.

Conte, que suministró substancias prohibidas a atletas de elite en Estados Unidos como al excorredora Marion Jones y el extoletero Barry Bonds, reiteró que los controles pueden ser superados sin problema.

"Superar la prueba es tan fácil como quitarle un caramelo a un bebé", destacó Conte. "Es tan fácil de eludir, que las únicas persona que pueden ser descubiertos son el tonto y el más tonto".

Mientras entre los profesionales del béisbol están convencidos que se lucha por limpiar el deporte pasatiempo nacional, pero a la vez consideran que los castigos deben ser mayores.

La idea generalizada entre los profesionales que buscan la limpieza dentro del béisbol es que para el jugador que de positivo por primera vez se le suspenda por un año completo y si es reincidente, entonces suspenderlo de por vida.