La bloguera cubana Yoani Sánchez consideró hoy una paradoja que el australiano Julian Assange, protagonista de una "cruzada por la información", haya recibido asilo del Gobierno de Ecuador, que tiene una política "rígida y agresiva" hacia los medios de comunicación.

"Un hombre (Assange) que simbolizó a una especie de Robin Hood de la información ha terminado siendo cobijado en el castillo feudal de un Gobierno que evidentemente tiene una política rígida, agresiva hacia los medios de comunicación y la libertad de información", señaló Sánchez a Efe.

La autora del blog "Generación Y", conocida por sus posturas críticas con Cuba, añadió que el fundador de WikiLeaks se ha refugiado en un país cuyo Ejecutivo "refuerza las barreras para que el periodismo no curiosee en su interior".

El Gobierno de Ecuador, presidido por Rafael Correa, otorgó hoy asilo Assange, refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres desde el 19 de junio pasado para evitar ser extraditado a Suecia, donde es reclamado por la justicia por delitos sexuales.

Quito considera que hasta ahora no ha recibido garantías de Suecia ni el Reino Unido de que no será extraditado a EE.UU., donde considera que su vida correría peligro porque debe responder por la filtración de miles de cables diplomáticos y datos militares secretos de Washington.

El Gobierno de Correa ha sido cuestionado por diversas asociaciones civiles internacionales de defensa de la libertad de expresión a raíz de varios casos polémicos.

El más emblemático es el del diario El Universo, varios de cuyos responsables fueron condenados a pagar 40 millones de dólares y a tres años de prisión por una columna de opinión, aunque luego el mandatario los perdonó.

Organizaciones como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Relatoría de la ONU para la Libertad de Expresión, Reporteros Sin Fronteras (RSF) o la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) han criticado a Correa por su conflictiva relación con los medios de su país.

El pasado 28 de julio, el gobernante ordenó suspender la colocación de publicidad oficial en varios medios privados que le han acusado de atentar contra la libertad de expresión y con los que ha mantenido un permanente pulso político.

Además del caso El Universo, Correa ha mantenido fuertes choques políticos y verbales con el diario El Comercio, Hoy, La Hora y las cadenas de televisión Ecuavisa y Telemazonas.