Honduras acogerá el 20 y 21 de agosto una reunión de migraciones de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en busca de una posición conjunta en la primera cumbre de este organismo con la Unión Europea el próximo año, informó hoy una fuente oficial.

El director de Política Exterior de la cancillería hondureña, Roberto Ochoa, dijo a Efe que la reunión será de carácter técnico y se celebrará en la central ciudad de Comayagua, unos 80 kilómetros al norte de Tegucigalpa.

Agregó que del encuentro saldrá una "posición conjunta de los países del hemisferio miembros de la CELAC sobre el tema migratorio que será propuesta por los jefes de Estado y de Gobierno en la primera cumbre del organismo regional con sus homólogos de la Unión Europea (UE), que se celebrará en enero de 2013 en Santiago de Chile".

En la reunión de Comayagua también se espera "definir un plan de acción destinado a fomentar una estrategia regional que sería aprobado en la cumbre de Chile", indicó Ochoa.

Otro objetivo inmediato de la reunión será "promover una visión integral de los procesos migratorios regionales, interregionales y birregionales, porque ya estamos hablando de dos grandes zonas, la CELAC y la Unión Europea", subrayó el informante.

Según Ochoa, de los 33 países miembros de la CELAC, 28 han confirmado su asistencia a la reunión de Comayagua.

En el evento participarán directores generales de asuntos consulares y migratorios de las cancillerías de los países de la CELAC y titulares de Migración, entre otros.

Las jornadas del encuentro se centrarán en cinco mesas de trabajo: atención consular, libre movilidad, legislación y gestión migratoria, seguridad migratoria y migración regional.

La reunión, que será instalada por la vicecanciller hondureña, Salomé Castellanos, la auspician la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), el Centro Latinoamericano de Desarrollo (CELADE), la Organización Internacional de Migraciones (OIM), la Conferencia Regional de Migración y la Conferencia Suramericana de Migración.

La inmigración es un fenómeno que afecta a millones de latinoamericanos, muchos de ellos de Centroamérica y México, que por centenares a diario arriesgan su vida en un intento por llegar a Estados Unidos en busca de trabajo.

En el caso de Honduras, más de un millón, entre residentes legales e indocumentados, viven en Estados Unidos, desde donde anualmente envían remesas familiares que superan los 2.500 millones de dólares al año.